RED_PORTRAIT_COLOR.jpg

Cançons d'amor i dimonis

Éste es el título de su primer disco como compositora (letras y música). Son canciones que forman parte de un proceso terapéutico para superar una crisis personal a raíz de una relación sentimental de abuso psicológico. A través de la música, la cantante cierra una etapa oscura de su vida expulsando los demonios fuera de su cabeza y acaba redescubriendo el amor.

Las letras pueden ser metafóricas como crudas y explícitas. Un disco bilingüe: mitad en catalán, mitad en inglés, ya que la cantante admite que esta segunda lengua le sirvió para desinhibirse y decir algunas cosas que tal vez en su lengua no se hubiera atrevido a expresar. Este disco espera sanar sentimientos corrosivos, llegando a la conclusión que, asumiendo el riesgo a equivocarse, siempre vale más actuar desde el amor.

​Desde su bagaje ecléctico, une los colores y las texturas del jazz con la simplicidad de las melodías del pop y los acompañamientos de piano surgidos de sus propios dedos, impregnados, a veces, de arreglos que pueden recordar a la música de cámara. 

Este disco está producido por Vic Moliner (que también toca el bajo eléctrico y el contrabajo) y Panxii Badii. A la batería, Andreu Moreno; a los instrumentos de viento, Dani López; al violoncelo, Clara Manjón y a las guitarras, Armando Erenas. En este disco también hay colaboraciones como la del contrabajista Manel Fortià y las coristas Carolina Alabau y Elisenda Julià.